jatur

Jatur, crecer o morir

By mayo 18, 2003 No Comments

Jatur Suministros Industriales de Lazkao compró una empresa de Zumarraga que iba a cerrar al jubilarse 3 de sus 4 empleados; la escasez de crédito y la falta de ayudas no han frenado a esta firma de nueve trabajadores.

 MÁS del 90% de las empresas guipuzcoanas son pymes o micropymes, un término que define a compañías como Jatur, con menos de diez trabajadores. Para esta firma, especializada en el suministro de herramienta de corte y utillaje, maquinaria eléctrica, neumática, hidráulica y automatismos, la internacionalización queda lejos. Su campo de acción es Gipuzkoa, “desde Bergara hasta Donostia”; y en este marco, su lucha diaria contra la crisis le ha llevado a una ampliación de negocio que ha tenido que superar las muchas dificultades que acechan a las pequeñas empresas, como la falta de crédito y la caída de ventas.

 Jatur ya nació en plena crisis, en la de los noventa (1994); y ahora, de nuevo en tiempos difíciles, se ha embarcado en un proceso de ampliación en el propio polígono Ibabe de Lazkao, donde se ubica. Lo ha hecho comprando otra empresa cercana que estaba a punto de cerrar y que era proveedor y cliente a la vez. Jatur, que tenía siete trabajadores hasta octubre pasado, cuenta ahora con nueve; un aumento en clave micro que, sin embargo, supone un “crecimiento del 28% de la plantilla”, incide Iñaki Urtaran, que creó esta empresa hace 17 años junto a Joserra Jauregi.

“En mayo del año pasado nos enteramos de que la sucursal de Suministros Alf en Zumarraga -la matriz se encuentra en Noain (Navarra)-, dedicada a la fabricación y venta de latiguillos, iba a cerrar en julio; vimos que su actividad suponía un complemento importante para nosotros; así que nos pusimos en contacto con ellos y nos confirmaron que la idea era no abrir en septiembre, ya que tres de sus cuatro trabajadores estaban a punto de jubilarse. Era una empresa a la que la crisis había afectado muchísimo, y aunque en 2010 se había recuperado algo, en 2008 y 2009 tuvo pérdidas importantes”, expone Urtaran.

La oportunidad era evidente para Jatur, pero la coyuntura económica dificultó la decisión. “Nos costó mucho. Fueron necesarias muchas reuniones de los socios -actualmente son cuatro y Urtaran está fuera del capital social-; no nos decidimos hasta que estuvo todo atado. A partir de octubre nos hicimos cargo y hemos estado en las instalaciones de Zumarraga hasta diciembre. Ahora hemos podido traer a Lazkao la actividad, al comprar un pabellón pegado al nuestro”, donde han instalado un almacén inteligente -robotizado y automatizado- que, con 20 metros cuadrados de superficie y quince de altura, ofrece una capacidad de 420 metros cuadrados.

Su paso adelante ha contado con “cero ayudas” por parte de la Administración, pero la buena disposición del Ayuntamiento de Lazkao, con el que acordaron la ampliación en altura de parte de su planta para instalar el almacén inteligente. Más de 600.00 euros de inversión.

“Los bancos no dan crédito”

Han invertido en la nueva actividad más de 600.000 euros. Urtaran resopla cuando se toca el tema de la financiación: “Todo lo que se dice de que los bancos no dan crédito a las empresas es real. Jatur se ha autofinanciado en el 80% y ha tenido dificultades para conseguir un crédito de 180.000 euros. Después de preguntar en varias entidades y pedirnos todos los requisitos del mundo, alguna ni nos ha respondido. Y eso que somos una empresa saneada, sin cargas y con las instalaciones en propiedad, tras haber hecho una economía conservadora, de ahorro. A otras empresas, así nos lo han reconocido, no les dan ni un euro”.

En el acuerdo de compra con Alf se pactó la subrogación de uno de los empleados de la firma navarra en Zumarraga, Óscar; mientras que los otros tres ya se jubilaron. Junto a Óscar, ahora trabaja Eneko, un joven contratado recientemente y que antes estaba en paro.

Con su nueva actividad, Jatur espera este año acercarse a niveles de facturación de 2008 -unos 3,6 millones de euros-. “Antes de la crisis estábamos en crecimientos anuales del 35% y caímos un 16% en 2009”; Urtaran califica este retroceso de “razonable”, viendo que otras compañías de su entorno han tenido “descensos del 30%, 40% y el 50%”.

Admite que la fortaleza de empresas como CAF, Irizar, Indar y Orkli (sus clientes más importantes), además de haber hecho que la crisis “se note menos” en la comarca de Goierri, ha permitido a Jatur afrontar este periodo de vacas flacas con menos apreturas que muchas otras compañías.